Usted está aquí:RecetasPanes basicosPan viejuno

Pan viejuno Destacado

Escrito por  Domingo, 03 Junio 2012 12:05
Valora este artículo
(23 votos)

 

El pain à l'ancienne o, en traducción libre y menos pija, "pan viejuno" es un auténtico inventazo. Requiere de muy poca complicación, y sin embargo el resultado es digno de la mejor boulangerie. ¿Cómo es posible? Peter Reinhart en El aprendiz de panadero narra entusiasmado la revelación que le supuso este invento de Philippe Gosselin, cuya clave reside en enfriar a tope la masa al mezclar. Agua fría, gélida, helada, con cubitos de hielo si hace falta y a la nevera; todo para impedir que la levadura entre en acción y dejar que la acción enzimática de la propia harina prepare el terreno. Si quieres hacer barras ricas ricas y alucinar con un pan muy especial, trabajando lo mínimo y complicándote lo indispensable, empieza por este pan viejuno.

1. Medida

 

Para un pan sencillo, una fórmula muy sencilla:

 

 

Harina de trigo

Agua

Sal

Levadura fresca

100%

80%

2%

2%

 

 

Éste es un pan con una hidratación elevada, con lo que la masa resulta bastante pegajosa. La ventaja es que ello, unido a una fermentación larga y cuidadosa, proporciona a la miga una estructura abierta e irregular, pero también puede asustar a la hora de manejar esta plasta informe. Por eso, no pasa nada si uno se acojona y decide hidratar la masa un poco menos para empezar a probar (un 75% tampoco está nada mal). La naturaleza informal de esta elaboración incita a probar con distintos niveles de hidratación y ver dónde uno se siente cómodo; de la misma manera, el panadero valiente puede aumentar el nivel de hidratación en la busca del alveolo definitivo, ése que hubiera hecho feliz a Chillida en su búsqueda del espacio ¿90%? ¡Miedo, horror, terror! Sólo los valientes lo conseguirán.

 

Cantidades para una tanda de 3 - 4 barras en el horno de casa:

400 g harina

320 g agua

8 g de sal

8 g de levadura fresca (o 2,7 g de levadura de panadería instantánea)

 

2. Mezclado

 

El mezclado es la clave de este pan, y lo que necesitas para un viejuno de postín es agua muy fría. El método más sencillo es medir la cantidad de agua que vas a emplear, echarle unos cuantos hielos, removerlos bien durante un par de minutos, y medir de este agua de nuevo la cantidad necesaria (sobrará un poco: la que se ha derretido de los hielos). Si tienes termómetro, 2 - 4 ºC están muy bien. Si te emocionas ya del todo, puedes incluso refrigerar la harina en la nevera, pero esto bordearía ya el frikismo panarra.

Mezcla tu agua bien fresquita y todos los ingredientes de manera completa y rigurosa: te quedará una masa pegajosa que se pega a tu cucharón o espátula. Ahora, continúa mezclando, tomando de abajo arriba, durante dos minutos más; con esto desarrollarás el gluten un poquito y facilitarás una hidratación completa. Tapa bien tu cuenco y mételo en la nevera.

 

3. Amasado

 

Este pan se amasa solo. Déjalo toda la noche por lo menos, o hasta tres días, en los cuales la textura de la miga irá evolucionando hacia más gomosa y masticable; a mí me gusta cuando lleva 24 horas en mi nevera, pero esto es cuestión empírica de prueba y error (y acierto!). Si eres muy fan de los plegados y te aburres, puedes plegarlo en mitad de la noche una vez, pero esto hará que tu familia se preocupe.

Cuando se saca de la nevera, es importante darle un pliegue para que la masa se acondicione y se despierte. Y ¡a fermentar!

 

4. Fermentación – desarrollo

 

Como ha estado muy frío, en la nevera no habrá subido mucho; ahora llega el momento de las levaduras. Durante el periodo de desarrollo en la nevera se han producido azúcares simples por la descomposición enzimática del almidón, con lo que la masa está llena de alimento para las levaduras. Por ello la fermentación, en cuanto la masa se vaya atemperando, va a ser fuerte y muy rápida. Aún así, conviene dejar la masa unas 3 horas en invierno y 2 en verano, hasta ver que se hincha muy notablemente y se llena de grandes burbujotas.

 

5. División y Formado

 

La masa sigue siendo muy pegajosa, con lo que es necesario ayudarse de una buena capa de harina en la superficie de trabajo. Volcar la masa, procurando conservar los gases de su interior, sobre la mesa enharinada, y espolvorearla generosamente de harina por encima. Empleando una espátula, dividirla rústicamente en cuantas barras se quieran hacer, y pasarlas a un papel de horno sobre el que se ha espolvoreado semolina o harina. Es bueno estirar bien las piezas de masa de los bordes, para que las burbujas que contienen se estiren y generen tensión interna que ayude a soportar una masa tan blanda e hidratada; ¡luego queda muy bien por dentro!

 

6. Fermentación – subida

 

Poner el horno a máxima potencia (esto es lo habitual en las masas muy hidratadas ¡¡horno a tope!! para conseguir superar el alto contenido de agua, que tiende a 'refrigerar' naturalmente la masa). Mientras se calienta, en unos 45 minutos, el tiempo será suficiente para permitir a las piezas de viejuno una pequeña subida adicional que las recupere del maltrato de haberlas dividido y formado.

 

7. Horneado

 

Lo dicho: ¡máxima potencia! Preparar el horno a 250º o más (275º si se tiene uno de los hornos cachas que se están instalando hoy en día) con la piedra o nuestra bandeja más gorda, la bandeja para el vapor, el spray de agua y todo nuestro ritual panarra horneador. Meterlas en el horno y mantener con el vapor y a plena potencia unos 10 minutos, hasta que se empiecen a observar signos de dorado. ¡Habrán crecido bastante si todo ha ido bien! Reducir la temperatura a 230º y continuar 15 minutos más, hasta que estén bien tostadas. Es importante que queden marrón chocolate con leche porque de lo contrario, el exceso de humedad interna las reblandecerá al enfriarse.

 

8. Enfriado y conservación

 

Se pueden dejar en el horno, ya apagado, una media horita para asegurarse que la corteza queda bien crujiente, o sacarlas fuera a enfriar si se tiene ya mucha hambre. Están mucho más buenas si se comen cuando están ya del tiempo, o un pelín tibias, a partir de media hora o tres cuartos de hora. Las tostadas del desayuno del día siguiente son realmente espectaculares con unas buenas barras de viejuno, y es un pan genial para tomar con queso o para el clásico pan con chocolate de antaño: un pan viejuno para una merienda viejuna.

 

Esta receta básica se puede emplear para otras preparaciones: en vez de barras, recomendamos hacer una chapata o probar con panecillos; y sirve como base estupenda para hacer una rica focaccia. Se trata de una receta fundamental para entender las masas con mucha hidratación, y un gran punto de partida para una emocionante aventura panarra! 

Modificado por última vez en Miércoles, 27 Noviembre 2013 14:08
Cargar Comentarios Previos
  • Hola Annita, y muchas gracias por comentar. El problema de la corteza crujiente es quizás el más habitual al que nos enfrentamos haciendo pan en casa, y tiene fácil arreglo. Por lo que sea (vives en un lugar de clima húmedo, tu horno no seca mucho, o por otros motivos), a tus panes les cuesta perder humedad. Salen crujientes del horno pero luego se ablandan... y el pan viejuno es de los peores, porque tiene mucha humedad, lo que agrava el problema.

    Solución: tienen que estar más tiempo en el horno. ¿Cómo? disminuyendo la temperatura. ¿Cuándo? ¡No al principio! Pero, como ya sabes, el pan hay que cocerlo con un perfil decreciente de temperaturas, así que lo vas a incrementar. baja la temperatura más de lo que lo estás haciendo, hasta llegar a los 170º C para este viejuno a los 30 minutos. Y ahora, deja los panes en el horno, sin cortarte un pelo, [b]15 o hasta 20 minutos más[/b]. No se quemarán ni les pasará nada malo. Y ya verás qué cambio en la corteza.

    Igual ahora te parece que la miga se ha secado demasiado; será entonces cuestión de que vayas probando hasta encontrar el punto exacto. Pero recuerda: baja más la temperatura durante el horneado, y deja el pan más tiempo.

    Un saludo!

  • Hola!! Mañana me animaré y haré estaa magnifica receta..que tiene una pinta....

    Soy muy muy novata con este magnifico mundo de los panes...

  • Hola Andrea! Perdona el retraso en la respuesta... espero que te haya salido bien tu viejuno y te animes a repetirlo muchas veces, es un pan riquísimo y, en cuanto se le coge el truco y se le pierde el miedo a lo pegajoso de la masa, bastante sencillo de hacer. Un abrazo muy fuerte!

  • Hola Chef.
    Sobre esta receta me gustaría saber que tipo de harina hay que utilizar para que salga bien... Un saludo

  • Hola Chusco,

    Segun he leido creo que una w de 320 o superior. Porque sino no entiendo una hidratación al 80%.

    Pero que si estoy equibocado estaré encantado de qeu me corrijan.

    Gracias

  • Hola Juan Carlos, nosotros pensamos que no hace ninguna falta una harina tan fuerte para hacer este pan. Los de la foto están hechos con harina de W = 170, con la idea de buscar una masa muy blanda e hidratada. El pan viejuno es un pegote de masa temblorosa... ¡hasta que sale del horno convertido en unas barras estupendas! Te animo a que pruebes a aumentar la hidratación de tus panes hechos con harinas panaderas normales, ya verás como es todo un mundo y bastante satisfactorio además. Un saludo!

  • Hola a tod@s!!!

    Pues recientemente he probado esta receta y me ha ido bastante bien. Me han salido las primeras chapatas medio decentes en más de una docena de intentos desastrosos. Mi pregunta es si puedo mejorar el sabor general del pan poniendo algo de prefermento ya sea masa madre natural o de levadura. Que otras harinas me recomendarias para esta elaboración? trigo duro?, tritordeum?, espelta?. Muchas gracias.

    Un saludo

    Un saludo.

  • Bueeeenas tardes Apanarrados, ha sido un lujo encontrar esta página. Llevaba tiempo intentando hacer pan y el encuentro con esta página a sido definitivo me he estrenado con esta barra al final fueron dos El resultado ha sido excelente gracias por el trabajo que hacéis con la página seguiré haciendo nuevos panes ya os contaré.

    Un saludo a todos los panaderos caseros

  • Hooooooola, lo primero muchísimas gracias por tu web y tu trabajo, INDISPENSABLE para los novatos que nos introducimos en el alocado mundo del pan.
    Y ahora la duda, en la receta del pan viejuno, no hay que amasar nada, NADA. ¿Con ese pliegue mágico despues de sacarlo de la nevera, es suficiente???

    Gracias de antemano

Añadir comentarios

NOS GUSTA

La Cocina de Babette We ♡ Bea | Chicago Amateur Bakers These guys rock | The Loaf In A Box! | La Tahona de Segovia Buen pan, buena gente | Bons Focs Material y cursos | El Foro del Pan Todo sobre pan | El Amasadero Material panarra | Entremasas.com La bloguera panadera | Lourdes Cookies No sólo cookies! | In Cucina La buena cocina | Wayaiulandia El fascinante mundo de Wayaiu | Panis Nostrum Cultura del pan | Un Pedazo de Pan Pasión y conocimiento panarra | The Fresh Loaf El foro del pan de USA | Dr Muerte Y cómete el mundo | Dorar no sella los jugos Diario de cocina de Enrique B | Playlosophy Pan (y otras cosas bien hechas) | Culturadelpa.com Generaciones de conocimiento desde Vilanova i La Geltrú | El Invitado de Invierno Pasión por la cocina y la fotografía | La Memoria del Pan Historias, gentes, recetas: Pan | Madrid tiene Miga ...¡y los mejores panes! | Ogia Eta Labea Muy buen Pan y Horno | Haciendo Palanca Para conectar a gente con ganas e ilusión | MaMaFermenta Buen pan sin gluten | Bacomanía Vinos y comida de Jose Ramón Peiró... ¡para acompañar a tu pan! | Hecho en la proprieté Algunas de las mejores fotos de comida y afición al buen pan | Gastronomistas Gastrónomos y periodistas | Cal Roio, Ganadería ecológica del Catllaràs Nuestra ternera y nuestros pollos favoritos | Paniquesillo ¡Cuánto sabe este chico sobre pan! |