Entrar

Cortezas crujientes

Escrito por  Sábado, 12 Enero 2013 11:14
Valora este artículo
(25 votos)

La corteza del pan es algo que define los panes que comemos tanto o más que la miga. Al fin y al cabo, cuando las piezas de pan se amontonan en las estanterías del expositor de una panadería, todo o casi todo lo que vemos son cortezas (con la posible excepción de alguna hogaza que, vendida al corte, nos muestra impúdica sus interioridades). Así que, aunque la miga del pan suponga la mayor parte de éste, cuando invocamos la imagen mental de un pan, casi siempre lo que nos viene a la cabeza es una hogaza vista desde fuera. En nuestra cultura, el pan tiene corteza: los métodos de cocción del pan involucran altas temperaturas que casi siempre acaban creando un exterior tostado, seco y resistente que es tan conveniente para la manipulación, el almacenaje y la conservación del pan. Además, la corteza está bien rica, pero ¿qué es? ¿por qué se forma? Y, sin lugar a dudas, ¿cómo puedo conseguir una corteza a mi gusto? Blandita, rígida, crujiente, tierna, suave, coriácea; la corteza que tú quieras está al alcance de tu mano, pero para ello viene muy bien darle algunas vueltas a algunos aspectos relacionados con ella. ¿Estás preparado? ¡Métete conmigo en el horno y prepárate para tostarte bien a gusto porque la gran corteza ya está aquí!

 

¿Qué es la corteza?

 

Si un pan en el horno es una masa de harina y agua, la corteza es la capa más externa de ésta, la interfaz entre el volumen de masa y el ambiente del horno. Se trata de una capa de transición en la que sus propiedades varían desde la superficie del pan hasta el lugar donde ya claramente hay miga, y puede tener un espesor típico entre un par de milímetros y un centímetro. La diferencia fundamental entre corteza y miga está en la temperatura, y es que la miga, al ser una mezcla de harina y agua, no puede superar nunca los 100º C de temperatura durante el proceso de cocción, pues para poder aumentar aún más la temperatura sería necesario primero evaporar toda ese agua, y no es el caso; sin embargo, la corteza, aunque es también inicialmente la misma mezcla de harina y agua que la miga, se encuentra sometida exteriormente a una atmósfera cuya temperatura es muy superior a los 100º C. Así, localmente lo primero que ocurre en la superficie del pan es un reflejo de lo que pasará más adelante en el proceso de cocción, sólo que en la superficie está tremendamente acelerado:

 

  • Primero, los gases atrapados en la corteza se expanden, dando lugar a la formación de ampollas en ciertos casos (puedes consultar un hilo de nuestro foro sobre este tema aquí).
  • Simultáneamente, el almidón de la corteza, que se encuentra unido al agua, se gelatiniza y forma una masa un tanto amorfa de moléculas de almidón hidratadas con agua. Y hasta aquí todo es igual que lo que ocurre en la miga; PERO...
  • La temperatura sigue aumentando y el agua superficial se evapora hacia el exterior. Eso hace que, en un momento dado, el contenido de humedad libre de la corteza se haga prácticamente nulo, con lo que la protección contra la temperatura que supone la presencia de agua líquida desaparece.
  • La temperatura supera los 100º C. La corteza está totalmente seca y ha perdido su elasticidad; se puede retrasar este momento mediante la adición de vapor de agua en el horno, el cual, hasta que la corteza supere los 100º C, se va a condensar y evaporar sobre ella en un ciclo que, mientras proporciona energía al pan en su conjunto, es capaz de mantener la temperatura de la corteza por debajo de los 100º C, pero tarde o temprano, siempre que la temperatura del horno sea lo suficientemente elevada, claro está, este momento ha de llegar.
  • La temperatura de la corteza sube por encima de 140º C y aquí ya tenemos desde hace un rato trabajando a las famosísimas Reacciones de Maillard, que de ser unas desconocidas y estar confundidas con la caramelización han pasado a ser las reinas de la gastronomía moderna. Básicamente ocurren entre azúcares y proteínas, con lo que en el pan ocurren, porque la harina es casi todo azúcares (hidratos de carbono) y proteínas (como las que forman el gluten por ejemplo) ¿Y la caramelización? Pues esta consiste en la descomposición de azúcares, o sea que se da también. Así que hay varias líneas de producción de color y aromas de tostado que lógicamente nos gustan y nos hacen salivar.
  • Según la pérdida de humedad va avanzando a profundidades cada vez mayores dentro del pan, el grosor y resistencia de la corteza va aumentando, hasta que sacamos el pan del horno.
  • Cuando el pan se enfría, la humedad en el interior de la miga migra hacia la superficie y de nuevo la corteza sufre un efecto de rehidratación, tanto más pronunciado cuanto mayor fuera el porcentaje de hidratación remanente en la miga. Así que un pan que sale del horno con la corteza dura y aparentemente crujiente puede tener la corteza blanda en el momento en que se ha enfriado completamente.
  • Si pasan los días, el contenido de almidón de la corteza sufre el mismo efecto que el de la miga: la retrogradación o recristalización, mediante la cual el almidón vuelve a una forma más cristalina y menos amorfa que la que ha adquirido durante el proceso de gelatinización. Esto, unido a la pérdida de humedad adicional (si se produce porque no metemos el pan en una atmósfera saturada de humedad), incrementa paulatinamente la tenacidad de la corteza, la cual, aunque por lo general no se vuelve crujiente, sí que va transformándose en un material cada vez más duro y coriáceo.
  • Y, finalmente, yo creo que lo mejor es hacer un gazpacho, pan rallado o torreznos con ese currusco ¿no? ¡Ya vale de tanto experimento!

 

¿Cómo conseguir una corteza crujiente?

 

Muchas veces nos gustaría un pan que lo tenga todo: corteza crujiente, miga tierna, una conservación extrema y por supuesto un aroma y un sabor excelentes. Sin embargo, y para que os hagáis una idea de los parámetros que favorecen una corteza más crujiente y espectacular, aquí tenéis una lista que, sin ser totalmente exhaustiva, cubre la mayor parte de aspectos con los que podemos jugar en casa:

 

  • HARINAS: cuanto menos porcentaje de proteína y más de hidratos de carbono, más crujiente. Las harinas muy fuertes hacen cortezas potentes y duras, pero más bien correosas: el contenido proteico absorbe la humedad allá donde esté ésta (normalmente procede del propio interior de la hogaza) y genera un material más bien gomoso; el almidón es capaz de mantener una estructura más impermeable, absorbe menos humedad una vez cocinado y secado en la corteza, el material resultante es más rígido y es por lo tanto más crujiente. ¿Quieres cortezas crujientes? Disminuye la fuerza de tus harinas.
  • HIDRATACIÓN: cuanto mayor hidratación, mayor efecto de re-hidratación de la corteza en el enfriamiento por migración de la humedad interna del pan hacia el exterior. ¿Cortezón? Masa más seca! ¡El efecto de rehidratación es el principal responsable del ablandamiento de la corteza! ¡Todas las cortezas son crujientes según sale el pan del horno!
  • NO A LA MASA MADRE NATURAL: el fermento natural genera multitud de ácidos orgánicos que mecánicamente tienen un efecto fortalecedor del gluten. Con él, llega una mayor tenacidad de miga y corteza, lo que dificulta a esta última crujir bajo tus dientes ¡simplemente, la hace más resistente! Esto, que nos encanta a los fans de los panes de masa madre al 100%, deja a los entusiastas de las cortezas un poco fríos, así que ¡utiliza levadura de panadería o plantéate emplear un método mixto en el que reduzcas la cantidad de masa madre natural y la refuerces con levadura de panadería!
  • HORNEADO: obviamente, a más horneado mayor grosor de corteza. Pero si estamos pensando en el crujiente lo más importante es conseguir extraer del interior del pan la humedad suficiente para impedir el efecto de rehidratación en el enfriado. Para ello, conviene establecer una curva de temperatura que permita mantener el pan en el horno todo el tiempo posible sin quemar la corteza exterior excesivamente. Una corteza demasiado oscura pierde parte de su crujir, pues la caramelización excesiva genera subproductos algo viscosillos, anillos aromáticos muy negruzcos emparentados con el alquitrán. La más crujiente de las cortezas es de color chocolate con leche, no chocolate negro al 70%.
  •  MALTA DIASTÁSICA: este añadido panarra es una harina obtenida de brotes germinados, muy ricos en enzimas que descomponen el almidón en azúcar. En cantidades muy moderadas, del 0,5% como máximo, acelera la fermentación y deja una buena cantidad de azúcares residuales en la corteza para aumentar el ritmo de las reacciones de Maillard. El tiempo de fermentación acortado, con menor producción de ácidos orgánicos, puede ser una de las causas por las que la malta favorece una corteza no sólo más tostada sino también más crujiente. Sea como sea, ¡funciona!
  • FORMAS ALARGADAS MEJOR QUE BOLAS: la relación miga-corteza ha de ser lo más baja posible, pues el efecto de rehidratación es así menor: los crackers son más crujientes que las baguettes que son más crujientes que los bâtards que son más crujientes que las bolas.
  • NO A LOS INGREDIENTES SUAVIZADORES: la leche, el azúcar, los huevos, la mantequilla: son pésimos a la hora de obtener una corteza crujiente. La corteza más crujiente del mundo la vas a conseguir con harina, agua, sal y levadura.
  • ENFRÍA EL PAN EN UN LUGAR VENTILADO Y NO MUY FRESCO: el aire fresco tiene mucha mayor humedad relativa que el aire cálido y favorece la retención de humedad de la corteza caliente, e incluso puede atacarla desde fuera, en forma de condensación sobre el pan. Puedes dejar el pan dentro del horno ya frío unos minutos para dejar tu corteza bien crujiente o (método superfreak pero que funciona) darle al pan con el secador del pelo un ratillo: crujiente pero te echan de casa.

 

La corteza crujiente ¿lo es todo en la vida?

 

Pues no. Lo más importante de un pan es su sabor, su aroma y su textura, y a ella contribuyen tanto la corteza como la miga. Lo mejor siempre es disfrutar de las propiedades de cada pan y apreciarlas en toda su variedad. Y además, ¡siempre puedes hacerte unas tostadas! Al final, mi textura crujiente de pan definitiva son unas buenas rebanadas de pan de masa madre de hace dos días bien tostadas en el horno a 190º C durante 10 minutos. ¿O tal vez unos crackers de centeno? El caso es disfrutar sin parar: ¡Vivan las cortezas!

Modificado por última vez en Miércoles, 27 Noviembre 2013 12:36
Cargar Comentarios Previos
  • Hola de nuevo, Chef!!
    Te comento que recientemente compré malta enzimática y no enzimática fuerte en elamasadero, y ellos me comentaron que la primera mejora la corteza, la miga y la conservación del pan, mientras que la segunda el color y el sabor. Cada una lo suyo. Y me dijeron que se pueden añadir de las dos a la misma masa para conseguir todas las características juntas, ¿cómo ves estas explicaciones?.
    Estoy con la duda de la dosificación, porque veo en diferentes foros cantidades que no me cuadran, y dicen que tanto de la una como de la otra, un exceso estropearía el pan. Como te comenté, recomiendan entre un 2 y un 5 % en elamasadero y en algunos foros, y yo tenía además la referencia de F. Tejero que dice 4g por kilo de harina. Hice esto último y añadí 4g por kilo de la enzimática y 2g de la tostada fuerte por eso de que al ser fuerte recomiendan menos dosis. Se apreció un ligero cambio de color, pero en el sabor y en lo demás no lo supe apreciar.
    Dándole vueltas caí en que 4g por kilo no es un 4% (como dí por hecho al tener en cuenta lo del 2 al 5%) sino que es tan sólo un 0,4%... y la diferencia es una barbaridad, así que no acabo de saber cual es el rango de dosis correcto... Si me pudieras aclarar esto, y decir cual es la dosis real para cada una de ellas, sería estupendo!!
    Muchas gracias!!

  • Invitado (Javier)

    En respuesta a: rumi Permalink Herramientas de administración

    hola!!

    Para la malta enzimatica, la proporcion es de un 0,4% ... si echas un 4%, te puede quedar un pan cojonudo..buena corteza , un efecto imponente.. pero cuando lo cortes, saldra una especie de blandiblu alla donde debia haber miga... si lo llevas a casa de alguien como invitado, el recochineo esta asegurado (y si entre los invitados hay alguien con dentadura postiza, regalale un tubo de fixodent con cada rebanada :-)).. Te cuento todo esto porque yo cai exactamente en ese error (me consta que muchos tambien cayeron a tenor de lo que vi en algun foro).

    La malta enzimatica, como su nombre sugiere (y si no estoy equivocado) contiene enzimas procedentes de la germinacion del grano, los cuales, mezclados en la harina, aceleran el desdoblamiento del almidon de la harina en azucares mas simples (de ahi que potencie el sabor y mejore la corteza), pero si la cantidad de enzimas es muy alta, la reaccion se acelera tanto que los almidones se degradan casi completamente perdiendo la miga la textura y convirtiendose en autentico chicle.

    Esto solo es valido para la malta enzimatica , en la otra, en el proceso de tostado, lo:(s enzimas se han destruido y solo aporta sabor (con lo que esta ultima, si que puedes dosficar a gusto personal).

    Saludos!! :)
    javi

  • Hola rumi y Javier;

    lo primero, pedir disculpas a rumi porque se me pasó responderte. Tu comentario quedó sepultado entre otros y se me olvidó. :(

    lo segundo, corroborar tu respuesta, Javier, que es muy completa y totalmente correcta. La proporción del 0,4% que dices está fenomenal, siendo un valor medio y muy adecuado en una horquilla del 0,2% - 0,5%, que es el margen de utilización habitual de la malta diastásica o enzimática. ¡Muchas gracias Javier por tu aportación y un abrazo a los dos!

  • Hola, soy nuevo en este foro. Muy interesante las explicaciones. Yo cuando amaso tengo en inconveniente que la masa se pone tensa y uso harina con 9% de proteínas, utilizo el amasado francés, con 65 % de hidratación. Hago autolisis de 60' aproximadamente. El tema es que se desgarra la masa y toma mucha fuerza y la corteza me queda gruesa. Cocino con vapor en el horno, en que estaré fallando, desde ya muchas gracias.

  • Buen día, quisiera saber si me recomienda un pan de corteza crujiente para una crema (servida dentro del mismo), ¿o mejor una corteza un tanto más "correosa" pero impermeable? Cree que tenga alguna receta de pan en especial para dicho fin.

    ¡Saludos!

    PD: Excelente blog, muy completo.

  • Hola Alex y muchas gracias por tu comentario!

    La corteza de un pan es tan poco (o tan) impermeable como su miga. Esto quiere decir que tiene aproximadamente las mismas propiedades de absorción de agua, por ser el mismo material. Lo que distingue en el mundo real a la una de la otra (y por lo que parece que la corteza es más "impermeable") es la humedad relativa que contienen ambas, y que hace que la corteza aguante más hasta empaparse, por tener menos humedad ya en su interior, y tardar más en saturarse con los líquidos añadidos. Pero no hay corteza impermeable, es tan porosa y empapable como cualquier miga.

    Un pan que hacemos nosotros y que está pensado para tener una asombrosa capacidad de absorber líquido es éste:

    Pan de Torrijas

    Está diseñado precisamente para absorber líquido a punta pala. Tuéstalo bien con un horneado prolongado y tendrás un pan que te aguantará mucha salsa en tus bocatas, y que queda precisamente un poco correoso. ¡Espero que te sirva de inspiración!

  • Hola, como están? Gracias por tu pagina. Tengo una pregunta, me he animado a hace pan, porque la repostería me encanta y me sale muy bien así que ¿por qué no intentar con el pan casero? he empezado con recetas sencillas muy proporcionadas en ingredientes para no complicarme, pero tengo un problema la corteza me sale durísima como piedra. Como para darle a alguien en la cabeza y matarlo irremediablemente jaja esto me tiene triste con decirte que van tres panes y son incomibles me ha tocado molerlos y dejar las migas para otras preparaciones es esto o botarlos a la basura y me da tristeza. por favor ayúdame, dime que debo hacer.

  • Las cortezas durísimas en los primeros panes son algo habitual, y que me pasó a mí. Es muy importante que el pan inicie su cocción en un ambiente lo más húmedo posible, lo que permite su expansión y evita que la corteza se cuaje prematuramente, lo que augura un pan tocho y de cortezaco duro y correoso. Para eso, existen varios métodos de cocción que tienes en nuestra sección:

    Técnicas de horneado

    ¡Echa un vistazo y vete empapando de los fundamentos de la cocción del pan! Creo que aquí vas a encontrar información que te resultará útil.

    Un saludo y ánimo con esos panes!

  • Lo primero, mis mas sinceras felicitaciones por esta pagina. Se nota que detrás de esta pagina, a parte de ser un "panarra" es un profesional.
    Me he llevado una gran alegría, cuando al final del articulo, mencionas que "la corteza crujiente no lo es todo en la vida":D…….lo mas importante es el sabor. Yo he comido panes con una corteza súper crujiente y que no sabían prácticamente a nada. Yo valoro mas una miga húmeda, con sus alveolos y que la corteza parta bien (que no este correosa); si está crujiente pues mejor………..
    Una vez mas, mis mas sinceras felicitaciones y a seguir así.;)

    de Murcia, Spain
  • En respuesta a: david Permalink

    Muchas gracias por tus comentarios David, veo que estamos de acuerdo! Todo lo que sea de comer, que sepa rico y huela bien. ¡Un abrazo muy fuerte!

Añadir comentarios

TEORIA

LO MAS RECIENTE

ULTIMOS COMENTARIOS

Invitado (José)
Lo he hecho. Hice el prefermento el sábado y el domingo por la mañana estuve al lío. Es un pan muy t...
Invitado (Andres)
Hola, Hice la masa madre y pan. Es la primera vez que lo hago. La masa madre estaba refrescada con m...
https://www.youtube.com/watch?v=8gX_ioZCdzoOs dejo este video de como se hace la vera pizza napoli...

Twitter Timeline

@amparodorado qué rico!! Te sale mejor que a nosotros!
RT @amparodorado: En Valencia con estas temperaturas, pan de verano de @PanarrasCom, y cocerlo bien tempranito http://t.co/ST3VU8asCv
Como os guste Pink Floyd, vais a FLIPAR con los @pink_tones https://t.co/br4tPRXZq3 Atom Heart Mother en el anfiteatro de Segóbriga. BRUTAL!
@Clara_MCHef @TheLoaf_es @donostiakultura nosotros pudimos estar en el The Loaf original y fue la rehostia! Mucha suerte y viva el pan!!
RT @Clara_MCHef: Mañana llega el buen pan de verdad a San Sebastián @TheLoaf_es abre en c/Zurriola 18. @donostiakultura @PanarrasCom ¡viva!

NOS GUSTA

La Cocina de Babette We ♡ Bea | Chicago Amateur Bakers These guys rock | The Loaf In A Box! | La Tahona de Segovia Buen pan, buena gente | Bons Focs Material y cursos | El Foro del Pan Todo sobre pan | El Amasadero Material panarra | Entremasas.com La bloguera panadera | Lourdes Cookies No sólo cookies! | In Cucina La buena cocina | Wayaiulandia El fascinante mundo de Wayaiu | Panis Nostrum Cultura del pan | Un Pedazo de Pan Pasión y conocimiento panarra | The Fresh Loaf El foro del pan de USA | Dr Muerte Y cómete el mundo | Dorar no sella los jugos Diario de cocina de Enrique B | Playlosophy Pan (y otras cosas bien hechas) | Culturadelpa.com Generaciones de conocimiento desde Vilanova i La Geltrú | El Invitado de Invierno Pasión por la cocina y la fotografía | La Memoria del Pan Historias, gentes, recetas: Pan | Madrid tiene Miga ...¡y los mejores panes! | Ogia Eta Labea Muy buen Pan y Horno | Haciendo Palanca Para conectar a gente con ganas e ilusión | MaMaFermenta Buen pan sin gluten | Bacomanía Vinos y comida de Jose Ramón Peiró... ¡para acompañar a tu pan! | Hecho en la proprieté Algunas de las mejores fotos de comida y afición al buen pan | Gastronomistas Gastrónomos y periodistas | Cal Roio, Ganadería ecológica del Catllaràs Nuestra ternera y nuestros pollos favoritos | Paniquesillo ¡Cuánto sabe este chico sobre pan! |