A vueltas con la masa madre

Escrito por  Miércoles, 01 Agosto 2012 21:10
Valora este artículo
(30 votos)

La masa madre o el fermento natural. El alma del pan, una pasta en un tarro. Tu mascota, o mejor dicho, tus miles de millones de mascotas unicelulares. El tema por excelencia de la panadería casera, sin duda alguna. Miles de preguntas y respuestas en foros, artículos en blogs, vídeos artísticos de sustancias burbujeantes como éste. Un cierto aura rodea a la "masa madre", así, entre comillas. La Madre de todas las Masas. Los expertos alardean de la suya, los panaderos cuidan la propia y la convierten en leyenda, y los profanos lloran y se asustan ante algo que, en definitiva, no empezó siendo otra cosa que harina y agua. La verdad es que  en Panarras.com nos ha costado ponernos a escribir sobre ella porque ¿qué decir que no se haya dicho ya? Así pues, en este artículo voy a verter una serie de elucubraciones basadas en mi experiencia personal con los fermentos naturales en casa, que espero os sirvan de utilidad o, al menos, de compañía en vuestra aventura microbiológica casera.

 

Qué es un fermento natural

 

Un fermento natural es una colonia de microorganismos que vive en un medio que les proporciona sustento. Los microorganismos son, en el caso que nos interesa, levaduras (un hongo unicelular) y bacterias (un ser aún más primitivo que las levaduras). El medio es una solución acuosa muy espesa, tanto que puede ser semisólida, de agua y harina o granos de cereal y/o legumbres, en la que se encuentran presentes los nutrientes que necesitan los microorganismos, así como los productos de su actividad. El fermento natural que nos interesa a los panaderos se compone de harina y agua, y bichejos.

 

Cómo se consigue uno (para panes de trigo)

 

Creándolo desde cero: en 6 frases, cómo hacerlo:

 

  • En un bote de cristal con tapa, antes de dormir haz una pasta de cuatro cucharadas de harina de centeno integral de agricultura ecológica y cuatro de agua y tápalo bien. Déjalo a su bola en un armario de la cocina.
  • A la noche siguiente, destapa y remueve. Puedes olvidarte de esto, pero deja pasar este dia.
  • A la noche siguiente, tira la mitad y echa dos cucharadas de harina de centeno integral y dos de agua, remueve y tapa.
  • A la noche siguiente, repite lo anterior.
  • A la noche siguiente, repite lo anterior con harina de trigo panificable en vez de centeno.
  • A la noche siguiente, repite.

No pienso liaros más. Esto ha funcionado el 100% de las veces de las que tengo conocimiento, y el resultado es una masa burbujeante y fragante a la mañana después de la última noche, con la que se puede y debe hacer un pan del copón. A esto mucha gente lo llama Starter, cultivo base o barm, y es lo que necesitas en las recetas de masa madre de Panarras.com.

 

¡Pidiéndoselo a un amigo! Esta es una forma estupenda de conseguir uno, y de paso de generar buen rollo. Mucha gente pasa por preocupaciones y penurias intentando crear un fermento natural siguiendo instrucciones bienintencionadas pero liosas, cuando tienes uno en casa de tu tía.

 

Qué pasa ahí dentro (extra resumido)

 

En un fermento natural, dos actividades tienen lugar a la vez:

 

  • Las levaduras consumen azúcares y otros nutrientes, y generan principalmente alcohol y dióxido de carbono.
  • Las bacterias consumen azúcares y otros nutrientes, y generan principalmente ácidos láctico y acético y dióxido de carbono.

 

Una plasta de fermento natural inicialmente refrescada y llena de nutrientes sin emplear, poco ácida, evoluciona hacia una mayor acidez de forma inexorable. Los microorganismos que pueblan la masa acaban exhaustos y envenenados con sus propios productos de deshecho si no se renueva su medio con nuevos nutrientes y disminuyendo la acidez general. Esto se consigue refrescando la masa. Para ello se toma una porción y se le añade más agua y harina, con lo que los microorganismos reciben una dosis fresca de nutrientes y los productos de su metabolismo quedan diluidos.

 

Preguntas fundamentales

 

  • ¿Cuándo refresco? Si dejamos una masa madre una semana a temperatura ambiente, acabaremos con una plasta informe de células hambrientas, borrachas y moribundas. Si refrescásemos cada 5 minutos, diluiríamos tanto el cultivo que habría una levadura por kilómetro cuadrado. Hay que encontrar el término medio entre ambas cosas, lo que tiene que ver con la temperatura. El fermento natural tiene una temperatura de desarrollo óptima que, nada curiosamente, coincide con la temperatura a la que los seres humanos nos encontramos más a gusto. Hay muchos textos acerca del control de la temperatura, pero en panarras.com somos panaderos caseros y creemos que es mejor trabajar con la temperatura de tu cocina y de tu nevera. En resumen: fuera de la nevera, tenemos una velocidad rápida, y podemos esperar que la masa madure en unas horas. En la nevera, tenemos una velocidad lenta, donde la masa tardará unos días en madurar. Por ejemplo, si hacemos pan una vez a la semana, es práctico guardar la masa madre en la nevera, donde irá fermentando lentamente, refrescarla antes de hacer pan, dejar que inicie la fermentación (una hora más o menos) y retirar la parte que se guarda de nuevo en la nevera para la próxima vez. Si la tuviésemos fuera de la nevera, habría que ir haciendo refrescos diarios (o en verano incluso varios al día) y acabaríamos siendo esclavos de la masa madre, lo cual es triste, teniendo en cuenta las posiciones relativas de ella y nosotros en la escala evolutiva.
  • ¿Cuánto? ¿Cuánta cantidad de harina y agua añadimos a qué cantidad de masa madre inicial? Los americanos, siendo como son de entusiastas, llaman a esto proporción de inoculación (inoculation ratio). Vale, lo cuento pero rapidito. Si tenemos 100 g de fermento y le añadimos 100 g de agua y 100 g de harina, la proporción es 1:1:1. 100g/200g/200g serán 1:2:2. En fin, no es muy difícil, y sin embargo la gente se lía mucho con esto. Dicho para el panadero casero: cualquier cantidad de refresco que vaya entre 1:1:1 y 1:10:10 funciona perfectamente. La diferencia principal está en el tiempo que la masa va a tardar en madurar: más tiempo si la proporción de fermento inicial es más pequeña. Hay más diferencias, pero son más sutiles y no me caben en este artículo. Lo dejaré para la sección de Teoría. Los tiempos de maduración se mueven entre las 2 horas y las 12 horas para estos niveles; calcula, prueba y encuentra tu cantidad de refresco según el tiempo que necesites y tengas disponible. Y ¡recuerda siempre que una parte del fermento tiene que guardarse para hacer pan la próxima vez!
  • ¿Qué hidratación tiene que tener mi fermento natural? La que más te guste. Sólo ten en cuenta que cuanto más líquido, más rápido ocurre todo. Yo lo tengo al 100% (misma harina y agua), porque me gusta manejarlo así, porque las cuentas me salen muy fácil (siempre refresco con la misma cantidad de agua que de harina) y porque me encanta el efecto poolish de extensibilidad añadida que se consigue con prefermentos líquidos y favorecer la producción de ácido láctico sobre el acético (cosa también propia de fermentos líquidos). Sin embargo, otras hidrataciones son posibles hasta el 50%, rollo plastilina madre, con tiempos de fermentación considerablemente incrementados y sabores más acéticos (rollo avinagrado, más punzante).
  • ¿Con qué harinas refresco? ¡Con las que más te gusten! Cualquiera funciona con un fermento sano y activo. Simplemente, hay que tener en cuenta que harinas integrales de centeno, espelta o trigo ayudan mucho a la fermentación, proporcionando minerales que los bichejos agradecen, y en el caso del centeno especialmente el mayor contenido de azúcares e hidratos de carbono simples libres hace aún más vigorosa la fermentación. Probar es muy divertido y el margen de error es casi infinito.
  • ¿Cuándo la empleo para hacer pan? Cuando esté llena de burbujas grandes y al coger una cucharada aquello se vea bien gasificado. Si empleas el fermento en este estado, nunca te va a salir mal un pan.
  • ¿Tengo que pasar miedo y angustia? Esto, que es una característica del hombre moderno, está fuera de lugar en tu relación con la masa madre. Has vuelto al medievo, colega; lo mismo te da la peste que te cuelgan por hereje. ¡¡Despreocúpate y disfruta del poder infinito de tu masa!!
  • ¿Estará rico el pan? El mejor sensor para comprobar el estado de una masa madre, aparte de la vista, son las papilas gustativas. Si la pruebas, no te envenenas; moja el dedo y pruébala recién sacada de la nevera: verás cómo tiene un toque ácido considerable, como un aliño de ensalada. Pruébala recién refrescada: sosa, sin acidez, un rollo. Pruébala de nuevo cuando esté llena de burbujas: tendrá la acidez de un yogur. Éste es el punto que a mí me gusta, pero cada uno tiene que encontrar el suyo propio. De nuevo: prueba y prueba, cada pan te saldrá distinto y especial, cosa que tu panadero, aunque sea un Poilâne, no puede ofrecerte.

 

¡Y eso es todo por hoy! Muchos ánimos y a disfrutar de hacer pan de manera verdadera con vuestras masas madres. ¡Se trata de una fuente inagotable de entretenimiento y satisfacción para uno mismo y para los que se zampan todo ese pan!

Modificado por última vez en Miércoles, 27 Noviembre 2013 13:54
Más en esta categoría: « Prefermentos

NOS GUSTA

La Cocina de Babette We ♡ Bea | Chicago Amateur Bakers These guys rock | The Loaf In A Box! | La Tahona de Segovia Buen pan, buena gente | Bons Focs Material y cursos | El Foro del Pan Todo sobre pan | El Amasadero Material panarra | Entremasas.com La bloguera panadera | Lourdes Cookies No sólo cookies! | In Cucina La buena cocina | Wayaiulandia El fascinante mundo de Wayaiu | Panis Nostrum Cultura del pan | Un Pedazo de Pan Pasión y conocimiento panarra | The Fresh Loaf El foro del pan de USA | Dr Muerte Y cómete el mundo | Dorar no sella los jugos Diario de cocina de Enrique B | Playlosophy Pan (y otras cosas bien hechas) | Culturadelpa.com Generaciones de conocimiento desde Vilanova i La Geltrú | El Invitado de Invierno Pasión por la cocina y la fotografía | La Memoria del Pan Historias, gentes, recetas: Pan | Madrid tiene Miga ...¡y los mejores panes! | Ogia Eta Labea Muy buen Pan y Horno | Haciendo Palanca Para conectar a gente con ganas e ilusión | MaMaFermenta Buen pan sin gluten | Bacomanía Vinos y comida de Jose Ramón Peiró... ¡para acompañar a tu pan! | Hecho en la proprieté Algunas de las mejores fotos de comida y afición al buen pan | Gastronomistas Gastrónomos y periodistas | Cal Roio, Ganadería ecológica del Catllaràs Nuestra ternera y nuestros pollos favoritos | Paniquesillo ¡Cuánto sabe este chico sobre pan! |